Cuaderno de bitacora. Fecha 02/12/19

En las bodegas de nuestros navegantes

La cuna de muchos navegantes sobresalientes es la menos esperada, grandes marineros que se adueñaron del mar con fiereza, cuyos nombres se escriben con letras de oro en los libros de Historia.

Valientes, con agallas y con hambre de nuevas aventuras. Así se podría describir a los jóvenes, que en aquel momento siguieron la supuesta locura de Cristóbal Colón en su viaje al Nuevo Mundo. Esos marineros locos, con hambre de aventuras, que alojamos en los camarotes del ALMIRANTE.

Fue Extremadura, cuna de la mejor chacina, la que vió nacer a grandes como Vasco Núñez de Balboa, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Inés de Suárez, Francisco Pizarro y Francisco de Orellana también viajaron valientes, hacia tierras desconocidas, descubriendo nuevo mundo, y océanos nunca vistos.

Sin batallas, con malas cosechas, hambruna y pobreza después de la reconquista, provocaron que los extremeños no vieran más futuro que el que se les prometía al otro lado del Atlántico. Así, se convirtieron en los marineros locos que tanto admiramos en ALMIRANTE.

La tripulación dormía en la cubierta, como en las mejores películas de marineros. Y comían de caliente, de cuchara, una vez al día.

Nuestros Almirantes, muy previsores, almacenaron en sus barcos víveres para quince meses. Y agua para seis. Para cocinar, comer y beber.

En las bodegas de estos intrépidos personajes nunca faltaban las viandas. En los viajes de grandes marineros, la dieta solía consistir en una ración diaria de bizcocho o galleta, carne o chacina, legumbres o arroz. Y por supuesto, como todo gran bucanero, vino, aunque el agua tampoco faltaba a bordo.

Pero lo más valorado por la tripulación era sin duda la comida por excelencia de su tierra: la chacina. Si aquellos marineros asaltaran nuestras bodegas, se hubieran luchado en duelo para poder saborearla.

En nuestras bodegas atesoramos estos tesoros:

  • La paletilla ibérica de bellota
  • El lomo ibérico de bellota
  • Presa a baja temperatura con turrón de Jijona
  • Morcilla
  • Panceta ibérica

Por descontado, a nuestros queridos marineros se les hubiera caído la baba con nuestra carta variada de charcutería.

Si tú también te mueres por saborear estas delicias interiores, te esperamos en La Taberna del ALMIRANTE.

¡Ven y disfruta!