Cuaderno de bitacora. Fecha 16/08/19

El Almirante se pierde con el barco del arroz

Se eleva algo carcomido por los años y la sal a las puertas de la desembocadura del Guadalquivir. Un barco que perdió el rumbo, y hasta el nombre, pero que se ganó una leyenda.

«Estás más perdido que el barco del arroz». Ese dicho tan popular, que habremos usado todos alguna vez,  se debe a una serie de leyendas sobre hundimientos misteriosos de buques que traían cargamentos de este cereal, considerado alimento básico en las costas de Cádiz. Además, encontramos en el lugar, uno de los mejores arroces: el arroz de Doñana.

El 27 de febrero de 1994, un barco cargado con 6080 toneladas de arroz , iba a entrar en el río Guadalquivir con destino al puerto de Sevilla. Pero a la altura de Chipiona, consecuencia de la marea baja, el barco quedó encallado en la plataforma continental, provocando vías de agua, que entraron en el barco y causaron un gran estropicio.  El arroz se infló con el agua de mar hasta el punto de abollar las puertas metálicas del barco que lo guardaba. Acabó partiéndose en dos y la tripulación huyó hacia las costas de Chipiona.

Pero se dice que el buque no encalló por accidente, sino que fue el Capitán el que lo acercó a propósito a la costa, por una deuda con el armador, dejando el barco al antojo de la mar.

Otra versión más oficial cuenta que el barco anclado  frente a las costas de Sanlúcar esperaba entrar por el río, ese día según cuentan hubo un fuerte temporal que rompió la cadena del ancla, y el navío fue remolcado por el viento y el oleaje hasta una zona poco profunda conocida como «Bajo Picacho», donde se apuntaló.

Las dos partes del barco se pueden ver desde las playas de Chipiona, Sanlúcar y la del Malandar, en Doñana, e incluso numerosas embarcaciones privadas acuden a observarlo de cerca. Es conocidos por los lugareños como el «Barco del arroz», nombre que se ha ganado por su increíble historia.

Muchos son los turistas que se sorprenden con esta historia a las orillas de Doñana, pero sin duda, quedan más maravillados aún con el arroz de doñana, denominado uno de los mejores. Los agricultores hablan sin parar de las cualidades del arroz de variedad «Marisma», ya que son son innumerables. Un arroz de grano redondo y grueso, absorbe muy bien los aromas, se hincha con el agua y no se rompe. Una delicia en toda regla.

Arroz meloso con foie Taberna del Almirante restaurante Sevilla

Una vez más en la taberna del ALMIRANTE le debemos mucho a los marineros locos, éste Capitán en concreto nos dejó una fascinante leyenda y un dicho que usamos a diario. No estamos seguros de si él fue quien arriesgo su barco y tripulación por una deuda, o fue injustamente acusado por las gentes del hundimiento de aquella embarcación. Pero sin duda nosotros nos quedamos con la leyenda y el arroz, que en nuestra taberna nunca falta, ni falla.

En nuestra carta podréis encontrar Arroz Meloso de Ibéricos con foie, que haría que cualquier marinero se quitara el sombrero.

¡No te lo pierdas!