FINO CAMBORIO

Su crianza bajo velo de flor durante una media de 8 a 9 años lo convierte en un fino muy especial. Si lo piensas bien, realmente en una ganga. A veces austero, este fino escondido en los lagares de Juan Piñero se muestra siempre directo y punzante. Solo se embotellan 2.000 botellas cada año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.